«Cuando me muevo me siento, si me paro me congelo»

P.S.G.

Arteterapia GestArte Madrid
En esta sección del blog, bajo la etiqueta de ejercicios y actividades, vamos a compartir experiencias reales de nuestra práctica profesional.
Agradecemos el material compartido a las personas que nos autorizan, para poder ofrecer ejemplos a aquellas que aún no saben qué beneficios puede tener esta técnica. 
Esperamos que sea de tu interés, ya sea a nivel personal o profesional.
Nos encantaría saber tu opinión sobre nuestras propuestas y recibir tus recomendaciones.

Corporalizar mis temores. 

(En este ejercicio, exploramos la forma que tomaba una de las vivencias internas temidas de la persona, que se materializó en un títere con quien poder comunicarse) 

Oscuridad. Energía de sombra. Puedo verlo cuando me alejo. 

La sombra que me protege del sol es tan tupida que no deja pasar ni un rayo de luz. ¿Acaso yo quería la sombra para no ver la luz? 

Respirar allí debajo, sentir su peso muerto sobre mí y sus finas patas de alambre. Estar dentro tapada y protegida. Conteniendo una sensación que a pesar de mí se escapa de mí. 
Estar aquí es vivir buscando enemigos, culpables de mi experiencia. Crear batallas para poder liberar mi ira y el fuego que mi capa negra tapa. 
Recorro mi capa, la toco y saboreo el gusto de su protección. Busco mis apoyos pero me tambaleo, ¡es tan grande mi capa! Ya no tengo fuerzas para sostenerla, me tambaleo y trato de sobrevivir apoyándome en los demás, en volcar mi capa en ellos. 
Los que me rehuyen me atraen más, ¿podré lograr meterlos bajo mi manto negro, voraz y lamentoso? Suficiente, esto me es suficiente para volver a olvidarme del peso y buscar fuera lo que siento dentro. 
Me miro, me veo grande, hinchada tapando una fragilidad extrema y retorcida. Sola, conmigo. Tan pequeña que mis ojos ahora pueden verla con la luz del sol. 
Con cada toque de mi mirada, aquí, fuera de mí, va perdiendo su densidad y su bravura. Me veo el miedo en esa cara sin rostro, me veo el vacío tapado de justicia, una justicia que no está en mi mano y que sólo me separa de lo que hay debajo, mi dolor y mi fragilidad. 
Que pena verme así, que pena sentirme así. Así soy yo. Tapada y oscurecida, pidiendo como puedo que venga alguien a levantar la capa y amar mi fragilidad.

¿Te apetece probar una sesión de arteterapia? ¿Tienes experiencias similares cuando creas imágenes?
Déjanos tus comentarios a continuación.


0 commentarios

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies