• Facilita la liberación de conflictos, miedos, frustraciones y confusión para sentirse mejor.
  • Permite ensayar lo posible y lo inédito en el juego.
  • Promueve la auto estima y la auto realización.
  • Conecta lo simbólico con la vida, jugándola y poniéndola a prueba  desde un lugar seguro y transformador.
  • Favorece la expresión de emociones y sentimientos reprimidos o simplemente bloqueados.
  • Alivia la ansiedad y el estrés.
  • Reduce miedos y acontecimientos atemorizantes.
  • Ofrece la posibilidad de abordar sucesos traumáticos que hayan podido suceder en la vida del/la niñ@.

0 commentarios

Deja una respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies